Usted está aquí

NOTICIA

< Volver

Noticia < Volver

Día mundial de la energía: Sólo el 2% de la energía proviene de fuentes renovables

Universidad Siglo 21   |   

En 1949 se instituyó el 14 de febrero como el Día Mundial de la Energía con el objetivo de promover el uso de fuentes alternativas y disminuir la utilización de energías no renovables.

Uno de los últimos informes anuales del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) señala que más de un tercio de la población mundial no tiene acceso a las formas avanzadas de energía. Además, los 30 países más desarrollados del planeta, que representan un 15% de la población total, consumen más del 60% de estas formas modernas de energía. A su vez, el 80% de la energía se produce a partir de combustibles fósiles y un 36% de ésta proviene del petróleo. Sólo un 2% proviene de energías renovables.

Las energías renovables son llamadas así porque se adaptan a los ciclos naturales del planeta, sin alterar ni contaminar el ambiente. Son imprescindibles para revertir la situación del cambio climático, ya que no emiten gases de efecto invernadero. Para sumar a sus beneficios, reducen la dependencia económica: en cualquier parte del mundo hay algún recurso renovable como viento, sol, agua o materia orgánica.Son crecientemente competitivas ya que se ha ido logrando una disminución en sus costes, lo que permite que compitan con energías no renovables y sus ventajas son mucho mayores. Además, son inagotables, por el contrario de fuentes como el carbón, el gas y el petróleo, que en sus procesos de generación de energía potencian la degradación medioambiental. Y, por último, existe un clima de consenso internacional en vistas de lograr la “descarbonización” de la economía.

Sobre este último punto hicieron especial hincapié los diversos especialistas y referentes de organizaciones ambientales que participaron de la 14° edición de la Conferencia de la Juventud (COY 14) que se realizó el pasado octubre de 2018 en el campus de la Universidad Siglo 21. Remarcaron la necesidad de comenzar a construir el camino hacia la “transición justa”:constituir un sistema productivo libre de carbono en todos los sectores económicos, pero particularmente en el sector energético, debido a que, junto con el transporte y la industria, son el principal responsable de las emisiones de CO2.

Diversos organismos internacionales estudiosos del medio ambiente y el impacto humano, sostienen que podríamos haber alcanzado o superado puntos de inflexión que darían lugar a cambios irreversibles en importantes ecosistemas y en el sistema climático del planeta.

Por su parte, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) sostiene que la demanda mundial de electricidad aumentará un 70% hasta 2040.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) creado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y la ONU Medio Ambiente en 2013 proporcionó su Quinto Informe de Evaluación con una conclusión categórica: el cambio climático es real y las actividades humanas son sus principales causantes.

Con respecto a las energías renovables, el “Acuerdo de París”en el marco de la Cumbre Mundial del Clima del año 2015, viene a ser un gran respaldo internacional. Este acuerdo establece una meta conjunta: reducir las emisiones con el fin de que la temperatura media del planeta, a final de este siglo, quede “muy por debajo” de los dos grados (límite por encima del cual el cambio climático tiene efectos altamente catastróficos). El acuerdo entrará en vigencia en 2020, buscando la transición hacia un sistema energético donde las energías renovables son las protagonistas.

Por su parte, la Universidad Siglo 21, desde la Licenciatura en Ambiente y Energías Renovables, cree que la formación de profesionales que desarrollen un nuevo escenario sostenible es fundamental en este contexto, así como el uso responsable de la energía en la vida cotidiana, desde los hogares hasta nuestros espacios de trabajo y desarrollo.

Zoom Lebron XIV 14

14/Feb/2019

Temas:
Sustentabildad,

Eventos

Ver Todos