Ángeles Ligorria es jugadora de Atenas de Córdoba y formó parte de la selección argentina de vóleibol. Eligió estudiar abogacía porque sueña con desarrollarse como profesional cuando acabe su carrera deportiva.

La mayor parte de su vida se la dedicó a los deportes. En su casa todos practicaban alguna disciplina por lo que la motivación familiar siempre cumplió un rol importante. Probó con básquet, hasta que se decidió por vóley en el club Atenas de Córdoba.

Hoy, a los 18, Ángeles continúa jugando en el puesto de punta que la ha llevado a triunfar en muchas competencias a nivel nacional e internacional con el seleccionado argentino femenino de vóleibol Sub 18, Las Panteritas.

Además, desde el año pasado, está cursando la carrera de Abogacía porque sueña con lograr un desarrollo profesional, a la par de su carrera deportiva.

¿Cómo te organizás para entrenar y estudiar?

Trato de que mi tiempo sea lo más práctico posible, organizo mi día dependiendo la actividad que tenga y siempre considero al estudio como parte de él. Antes de entrenar o de descansar, estudio y si es necesario quedarme hasta tarde en la noche, lo hago.

¿Qué importancia tiene para vos ir a la universidad?

Muchísima, sé que no voy a jugar toda mi vida. Mi gran incentivo cuando estoy cansada y estresada es que el día de mañana cuando decida dejar vóley, voy a tener un título.

¿Qué es lo que más disfrutás de practicar un deporte?

No puedo nombrar una sola cosa, creo que todo el entorno deportivo que me rodea es lo que más me gusta. En mi equipo tengo a mis amigas, que además de compartir la misma pasión, me entienden y vamos todas juntas. Me gusta que mi deporte sea en equipo y creo que una de las cosas que más me gustan es poder disfrutar de un buen triunfo con ellas como así también tener en donde apoyarme cuando nos va mal.

¿Creés que el deporte te enseña actitudes para la vida?

Absolutamente, te inculca actitudes de todo tipo; desde ser ordenada con tu pieza como con tu vida, te muestra que sin constancia y perseverancia es muy difícil conseguir lo que querés, aprendés a compartir, a ser más paciente, solidaria y un montón de valores más.

Cuándo no estudiás ni entrenás ¿qué te gusta hacer?

Dedicarme un tiempo para mí, salir a pasear, acostarme a descansar.

¿Qué planes tenés a futuro?

Me encantaría recibirme lo antes posible, sería algo increíble. Con el vóley, me encantaría irme a jugar a otro país y, claro, seguir en la selección y todo lo que eso lleva, torneos, entrenamientos, viajes.

back-to-top