El Centro de Sustentabilidad Social de la Universidad Siglo 21, viene desarrollando Proyectos Académicos Transversales (PATs). Una iniciativa que articula la Universidad con las organizaciones de la sociedad civil.

Desde nuestra Universidad, no sólo nos proponemos capacitar profesionales con las mejores herramientas académicas, sino también formar ciudadanos comprometidos. Por esto, desde el Centro de Sustentabilidad Social creamos los Proyectos Académicos Transversales (PAT), una idea que busca vincular el aprendizaje que se desarrolla dentro de las cátedras con las necesidades específicas de organizaciones de la sociedad civil.

La relación entre la Universidad y su contexto social, no se lleva a cabo en el marco de una actividad extracurricular, sino como una metodología educativa incorporada a los planes de estudio.

La propuesta pedagógica es el aprendizaje-servicio, es decir, que la participación activa y solidaria es entendida como una manera de aprender, de incorporar contenidos, de adquirir habilidades y de modificar actitudes. Así, los PATs tienen un doble impacto: por un lado, son una experiencia de gran aprendizaje para los alumnos y, por el otro, son iniciativas que fortalecen las organizaciones y la vida de la comunidad.

Aquí los docentes cumplen un rol fundamental, el de acompañar a los estudiantes para que respondan a los objetivos sociales sin descuidar lo curricular. La planificación pedagógica distingue al aprendizaje-servicio de acciones solidarias sin integración académica.

En este primer semestre de 2017 desarrollamos 51 proyectos en 36 ONG’s, de los que participaron 748 alumnos y 34 docentes. Las propuestas atienden a distintas necesidades como discapacidad, vivienda, jóvenes en situación de riesgo, comercio justo, infancia, asesoramiento legal a trabajadores, problemáticas ambientales, comunicación, entre otras.

Para los estudiantes, esta es una experiencia muy significativa. Agustina Arrieta valoró “la posibilidad de relacionar la teoría de cada una de las materias con la práctica, poder ir al campo, poder bajar lo teórico y poder poner en práctica todo aquello que los profes nos enseñan a diario”. Por su parte, Emilse Puchetta, expresó que el proyecto PAT “es muy interesante en el sentido de que te permite salir de lo que es el aula. Está bueno aplicar un poco la materia en algún otro terreno y está bueno también cuando se aplica desde la responsabilidad social”.

Con los PATs, promovemos la solidaridad, la responsabilidad social y formamos personas sensibles a los problemas de los demás. Nuestros alumnos aprenden dentro y fuera del aula, para su futuro quehacer profesional en contextos reales, pero también adquieren herramientas para desempeñarse como ciudadanos con juicio crítico, capaces de reflexionar sobre la realidad y como verdaderos protagonistas de los procesos de transformación.

back-to-top