La rectora de la Universidad Siglo 21 habló en exclusiva con Universidades Hoy; Un repaso por su gestión, hacia dónde va la educación superior y el rol que deben cumplir las casas de altos estudios fueron sólo algunos de los temas abordados: La visión de una mujer innovadora

La ocasión para lograr una entrevista con la Mgter. María Belén Mendé, rectora de la Universidad Siglo 21, fue la entrega del Reconocimiento Doctor Honoris Causa al Dr. J.D. Nasio en Buenos Aires. Con 350 Centros de Aprendizaje Universitarios (CAU`s) en todo el territorio nacional, una modalidad innovadora, además de la presencial, que incluye la educación a distancia con tele-clases y carreras que visionan el desarrollo de la industria, la rectora recibe a UH y se hace un tiempo en su nutrida agenda para hablar sobre la realidad universitaria. Con proyectos que marcan una misión institucional y académica muy claras, presenta a “la Siglo”, como ella le dice y se dispone a hacer un repaso por su vasta experiencia como docente e investigadora no sólo en Argentina sino en el exterior. Después de trabajar muchos años en México decidió volver aquí y aportar su conocimiento para el crecimiento y desarrollo de la educación universitaria desde la provincia de Córdoba, lugar donde se encuentra el Campus, hacia toda la República Argentina. Aquí, la mirada de la mujer que lleva adelante una de las universidades más grandes país.

¿Cómo fue su llegada a Siglo 21?

- Estoy en la Universidad desde hace 9 años, previo a mi función como rectora fui vicerrectora de Siglo y lo cierto es que llegué a la Universidad en un momento muy particular que tuvo que ver con la expansión de nuestra visión con la educación mediada por la tecnología.

¿Cuál fue entonces el primer desafío que encontró dentro de esa coyuntura?

- El desafío más importante fue sostener el crecimiento que Siglo estaba teniendo durante esos años, veníamos proyectándonos en todo el país de una manera muy sostenida y nuestra búsqueda era profesionalizar nuestra gestión y brindarle a la Academia un vuelo mucho mayor del que le habíamos dado en los años previos. Hablamos de desarrollo en investigación, la creación de observatorios, la puesta en marcha de nuevos centros académicos y en este sentido mi trayectoria, que venía desde el lado más académico, ha sido funcional en virtud del momento que Siglo 21 vivía y vive hoy. Tenemos 50 mil alumnos y un claustro de 800 docentes que han tenido que hacer una reconversión muy fuerte de ver la educación distribuida.

Usted menciona “educación distribuida o mediada por la tecnología”, ¿es correcto hablar de educación a distancia?

-Yo pregunto ¿cuál distancia? Con esta modalidad, no existe la distancia. El docente sabe perfectamente dónde está el alumno, el alumno remoto está mucho más presente que aquel que va cuatro veces por semana al Campus. La universidad presenta opciones de educación distribuida, donde además de cursarse online existen tele- clases en las aulas de los CAU`s de todo el país. Así como fuimos innovadores ahora también le estamos dando ese giro. Si bien había universidades que ofrecían el sistema “a distancia”, hoy concebida como educación mediada por tecnología, Siglo 21 supo darle un desarrollo muy fuerte convirtiéndose en referente de esta modalidad.

¿Cómo ayudo a esto el avance de las nuevas tecnologías? ¿Se imaginó que el acceso a la conectividad podría afianzar de la forma que lo hizo esta propuesta de enseñanza?

- Siempre digo que no somos pioneros pero somos líderes. Y siempre lo imaginamos porque lo vivimos, particularmente viví esa transformación y creo que la identidad de la Universidad permitió este salto que en cualquier otro sistema más conservador hubiese sido muy diferente. Cuando comenzamos en 2007 con mí llegada a Siglo 21, compramos un conjunto de antenas satelitales para brindar educación online a través de un satélite que tuvimos que ir adaptando porque nos cortaban la fibra óptica en distintos lugares de Argentina y generaba inconvenientes, por lo que fuimos cambiando la tecnología. Sin embargo creo que producto de la excelente propuesta en materia de modelo académico que tiene Siglo 21 pudimos solucionarlo. El modelo académico de la Universidad funciona independientemente de que pueda evolucionar la tecnología porque el sistema de educación distribuida que tenemos es sólido y moderno pensado en función de la necesidad de los alumnos. Lo que tiene la educación mediada por tecnología es que obliga al docente a planificar. No puede llegar al aula e improvisar. No obstante tenemos 9 mil alumnos en la modalidad presencial y allí también tenemos una excelente adaptación de los modelos académicos que ya están muy consolidados.

¿Hacia dónde va la educación superior?

- El sistema de educación superior está comprendiendo que hay límites que se autoimpuso y que hay que mover. Por ejemplo, las tecnologías ya no se discuten y existe hoy una comprensión tanto del sector público como privado sobre la importancia de poder mirarlas, de entender cómo piensa el alumno, nosotros trabajamos mucho con nuestros docentes sobre esa cuestión. Algunas veces en las universidades lo que está en el centro de atención es el ego académico o del propio claustro y hay que reconvertir esa visión y mirar cuál es la necesidad del estudiante. Es muy importante mirar cuál es el proyecto de país que queremos para que desde las universidades podamos acompañarlo correctamente.

¿Cómo se implementó esto desde Siglo 21?

- Por darte un ejemplo, nosotros hace años abrimos una carrera que fue al menos cuestionada en un principio, como Diseño de Indumentaria y lo cierto es que cambiamos la industria textil en Córdoba y posteriormente en el país porque le pusimos innovación, diseño y visión de negocio y así estamos haciéndolo con otras carreras. Seguridad y Criminalística fue otra de las carreras que fue una revelación, o la impronta que le estamos dando a Periodismo, una carrera realmente potente. Lo cierto es que el mundo se mueve mucho más rápido de lo que se han movido las universidades y eso está cambiando y nos motiva. La convivencia social también nos pertenece a las universidades.

¿Cuáles fueron los puntos de partida o las bases para lograr el crecimiento que tuvo Siglo 21 en todo el país?

- El crecimiento fue muy significativo y lo cierto es que un punto de partida fue cuando llegamos a los 10 mil alumnos. Y si bien hay dos o tres aspectos importantes para Siglo, el primero y más trascendente es que el estudiante llegue a su objetivo. Que no queden alumnos en el camino. Lo llamamos persistencia y no deserción porque tiene que ver con el acompañamiento diario que hacemos para que ellos tomen la decisión de querer ser profesionales. En este sentido trabajamos desde la motivación hasta mostrarle también cuales son las dificultades con las que se podrán encontrar durante su vida profesional. Creemos que es realmente importante que entiendan que van a tener que tomar decisiones que muchas veces escapan a la realidad que los atraviesa. Quizás pasa un poco por ahí el crecimiento, la meta es ayudar a transformar este país y para eso estamos trabajando continuamente en formar muchos más argentinos. El desafío pasa por ahí, y eso se evidencia en que año tras año se incrementa nuestro número de graduados. Hay un esfuerzo muy grande en esta política de persistencia y en seguir detectando las necesidades de las diferentes regiones porque no todo el país necesita lo mismo.

¿Cómo se traduce esto último a la Universidad?

- Por ejemplo, si yo miro el Puerto y veo las posibilidades que hay con el comercio exterior, con las relaciones internacionales y miro la Pampa profunda y analizo la realidad del Campo voy a ver todo lo que hay que desarrollar en materia de especialización y de carreras. Para lograr esto es muy importante también avanzar de programas de vinculación y de articulación con otras universidades y por ahí viene también nuestra visión pero esto no lo señalamos nosotros, hay muchos pensadores en el mundo que dicen que las instituciones educativas tienen que actuar en red.

A propósito de eso, ¿Qué es la Red Ilumno?

- Bueno, nosotros somos parte de esa Red. La Red Ilumno tiene su base en Estados Unidos e integra a Universidades de América Latina. En la región somos 15 universidades las que formamos parte de Ilumno y esto nos ha permitido ir mucho más rápido en las prácticas porque miramos lo que hacen nuestros colegas colombianos, Panamenos, brasileros, costarricenses o paraguayos y trabajamos con esa sinergia haciendo cosas conjuntas. Tenemos varios programas con diferentes universidades e instituciones de los Estados Unidos como la Universidad de Texas, en Arlington, la Universidad de Barcelona en Europa, Delloite y estos programas se dictan en América Latina acercándonos también a estas instituciones en el mundo que saben hacer muy bien las cosas.

¿Por qué elegir Siglo 21 para estudiar una carrera universitaria?

- Yo estoy convencida de que no todas las universidades son para todas las personas, al igual que con los colegios esto tiene que ver con una identidad. Creo que Siglo 21 tiene una gran flexibilidad para aquellas personas que deciden que su vida no es sólo el estudio y también para las que creen lo contrario. Contar con una modalidad presencial, modalidad senior, modalidad distribuida y modalidad distribuida home hace que cualquier alumno que tenga el deseo profundo de ser un profesional y que crea que nuestras carreras están dentro de su vocación pueda transitar su vida sin descartar oportunidades y un caso claro de esto es lo que pasa con los deportistas. En Argentina pocas universidades hemos entendido que un deportista federado puede estar dentro de la universidad y no tener que optar entre estudiar o presentarse en una olimpiada. Otro ejemplo es el de los ingenieros en sistemas que a los dos años de estar estudiando tienen varias ofertas de trabajo y con la flexibilidad de Siglo 21 no es necesario que dejen de estudiar. Además, estamos en todos los rincones de Argentina gracias a la tecnología y al diseño de excelentes modelos académicos en virtud de la personalización. El alumno que elija Siglo 21 tiene que hacerlo por convicción y debe saber que para nosotros, aquel que nos deposita su confianza debe ser honrado, trabajamos para eso, para honrar esa confianza.

El 29 de octubre de este año la Universidad inaugura en la provincia de Córdoba el primer edificio en altura dentro de un Campus universitario: “Experimenta 21”, marcando de alguna manera un precedente en cuestiones edilicias en una casa de altos estudios. El boceto estuvo a cargo del estudio del Arq. Morini y fue diseñado como centro de vanguardia para lograr un aprendizaje experiencial a partir de sus caracteristicas innovadoras. Concentra tecnologías al servicio del desarrollo de estrategias educativas que preparan a nuestros alumnos para la realidad profesional. Se centra en prácticas profesionales con simuladores, cascos virtuales, talleres de realidad virtual 3D y 4D.

Publicado originalmente en Universidades Hoy

back-to-top