El Mgter. Luciano Monchiero, investigador y consultor internacional en Seguridad Informática, Derecho Informático y Lucha contra el Cibercrimen, titular de la cátedra de Ciberdelitos y director del Posgrado de Especialización en Cibercrimen, brindó una charla en la Sede Nueva Córdoba para explicar las legislaciones vigentes en Argentina y cómo los “hackers” pueden acceder a nuestros datos de manera remota.

Los delitos cibernéticos se multiplican año tras año y las infracciones por fraudes informáticos experimentan números exorbitantes a nivel mundial. Con la mirada puesta en el futuro, la Universidad Siglo 21 realizó una actividad en conjunto con el Colegio de Abogados de Córdoba con el objetivo de revisar este tipo de delitos.

Se trata de una problemática inédita que se viene trabajando mucho en países europeos y encuentra su epicentro en los Estados Unidos. Una situación que ubica al usuario en un rol “paradójicamente” pasivo y con la urgente necesidad de resguardar sus datos personales ante el crecimiento de Internet.

“Europa tiene un reglamento de protección de datos personales en donde la multa significa el 4% de la ganancia de la empresa a la que brindamos nuestros datos. En Argentina estamos en un proyecto de ley similar al europeo, pero que todavía no tiene vigencia”, expresó Luciano Monchiero.

Estas tendencias nos obligan como usuarios a estar más alertas en cuestiones de seguridad, a tomar conciencia sobre las aplicaciones móviles con las que nos estamos manejando y los medios de pago que utilizamos.

“El celular está en un primer plano en nuestras vidas, muchas veces sabe más de nosotros que nosotros mismos. Va marcando nuestra identidad digital y almacena información personal que ni siquiera sabíamos que existía. Esto para un cibercriminal es muy apetecible“, destacó el especialista.

Ante la pregunta de “qué pasaría si nos robaran o perdiéramos el celular”, un silencio incomodo enciende las alertas dentro de un auditorio repleto. Es entonces que entendemos que la clave está ahí, en encender la alerta, resguardar nuestra identidad y buscar situaciones que nos permitan generar un poco más de seguridad en un mundo cada vez más alterado por la ciberdelincuencia.

back-to-top