Franco Suárez es el estudiante de intercambio en Universidad Siglo 21 que ganó el Desafío 21 en la categoría producto.

Franco Suárez es el estudiante de intercambio en Universidad Siglo 21 que ganó el Desafío 21 en la categoría producto.

El Desafío 21 es una convocatoria de Diseño de merchandising organizado por Vida 21 y Tienda 21 que buscaba estimular la competencia creativa entre los alumnos de las carreras de diseño presenciales

 

El Desafío 21 es una convocatoria de Diseño de merchandising organizado por Vida 21 y Tienda 21 que buscaba estimular la competencia creativa entre los alumnos de las carreras de diseño presenciales como la Licenciatura en Diseño y Animación Digital, Licenciatura en Diseño Industrial, Licenciatura en Diseño Gráfico y Licenciatura en Diseño de Indumentaria y Textil. Además, los objetivos eran estimular la competencia creativa y la participación en la customización de objetos de diseño entre alumnos.

Cada participante tuvo dos semanas para diseñar un kit de merchandising y la temática fue libre. Franco Suárez, estudiante de la Licenciatura de Diseño Gráfico en la UCASAL y estudiante de intercambio en Universidad Siglo 21, presentó un diseño inspirado en las formas de las ventanas del edificio Experimenta 21 y se convirtió en el ganador de la categoría producto.

“Mi intención fue mostrar características de Universidad Siglo 21, algo que todos teníamos en común. En un principio, pensé en hacer íconos del 25 o de auriculares pero me quedé con la idea de jugar con el Experimenta 21. Es decir, todos cursamos ahí, y el edificio tiene una arquitectura tremenda”, comentó Franco.

Por otro lado, compartió el proceso creativo que transitó durante el diseño: “Hice patrones a partir de la forma de las ventanas y apliqué la paleta de colores de Vida 21 y de Universidad Siglo 21, para dar continuidad a la imagen institucional. Todas las formas son vectoriales”.

Asimismo, Franco compartió qué sintió al ver el kit hecho realidad: “Una vez que ves cómo queda plasmado lo que hiciste en los productos, te sentís orgulloso. De todas formas, y creo que nos pasa a todos los que estamos el mundo del diseño, siempre queda alguna cosita que querés cambiar, y la cambiás 100 veces para volver a la primera. Más allá de eso, me encantó participar del Desafío 21, espero que el diseño guste a todos”.

Finalmente, dejó un consejo para sus compañeros: “Tenemos que ser tan curiosos como cuando éramos chicos. Preguntar, mirar y conocer. De esa manera, lograremos nutrirnos de experiencias y conocimientos que nos pueden servir a lo largo de la vida. Todos somos creativos y reconocer que lo somos nos da pilas para hacerlo más seguido y con más ganas. Creo que no hay que forzar la creatividad, sino ejercitarla”.

back-to-top