El diseño de indumentaria debe lidiar con el gran desafío que constituye estar asociado a la industria de la moda, impulsora de un modelo productivo y de consumo masivo con graves consecuencias tanto a nivel ambiental como social. Reconocer este desafío y proponer formas de proceder más sostenibles es muy importante para nuestra licenciatura, pues creemos que es necesario que nuestros estudiantes desarrollen una mirada crítica y responsable en torno a los procesos que hoy rigen en la industria.

Por otra parte, somos conscientes de que este cambio implica una mirada global, atenta a lo que sucede tanto en nuestro contexto local como a nivel internacional. Es importante establecer canales de diálogo y discusión con otros pares y universidades que están trabajando también en pos de esta problemática. En este sentido, en el marco del evento Feria 21, realizamos una charla virtual en conjunto con la Fundación Universitaria del Área Andina de Colombia, con el objetivo de mostrar proyectos concebidos desde la responsabilidad social y la conciencia ambiental, aportando soluciones en base a nuestra disciplina: el diseño de indumentaria y textil.

La jornada contó con la participación de la Lic. Lida Eugenia Lora Gómez, quien expuso acerca del programa de voluntariado “Poder Diseñarte”, que llevan a cabo en la unidad académica colombiana, impulsando el encuentro entre miembros de la comunidad educativa y diferentes ONG. La docente colombiana, acompañada por estudiantes involucrados en la iniciativa, reivindicó el diseño inclusivo y la necesidad de concebirlo desde la comprensión de las necesidades de los usuarios reales. En este sentido, es muy interesante poder destacar, por ejemplo, el plan de co-diseño realizado entre el alumnado y mujeres que padecen de cáncer de mama.

Desde la Universidad Siglo 21, la docente Ana María Cubeiro explicó el trabajo que se realiza en materias como Diseño III o Seminario Final, que tienen como objetivo el desarrollo de un compromiso socio-ambiental entre la clase, promoviendo la comprensión del rol de los diseñadores como promotores del cambio hacia un modelo más sostenible. En su exposición, participaron alumnas, alumnos y egresados de la Licenciatura de Diseño de Indumentaria y Textil, cuyos estudios de Trabajo Final de Grado se enfocan en la investigación y la resolución de este tipo de problemáticas.

Desde la perspectiva del diseño universal e inclusivo, la estudiante Guadalupe Ñañez presentó la colección de indumentaria “Quimérico”, que responde a las necesidades de niños con AME (Atrofia Muscular Espinal) a partir del uso de avíos específicos y de un replanteamiento de los accesos a las prendas para facilitar la actividad cotidiana de vestirse y desvestirse. A su vez, Constanza Gambertoglio lanzó su línea de productos de marroquinería, con la finalidad de otorgar funcionalidad y confort a los usuarios no videntes, a partir de la incorporación de múltiples departamentos internos y mecanismos para facilitar su reconocimiento de manera táctil.

Por su parte, la alumna Diana Manasero describió el proyecto que está desarrollando desde la lógica del triple impacto, con el objetivo de crear una marca de camperas y accesorios a partir del reciclaje del textil de parapentes, fomentando el desarrollo local de la ciudad de Ceres. Desde la oportunidad que ofrecen los materiales en desuso, la egresada Julieta Kofler compartió los resultados de su investigación acerca del reciclaje de diferentes termoplásticos para el desarrollo de piezas de calzado, que obtuvo resultados muy positivos respecto de su viabilidad.

Finalmente, la también egresada Anahí Báez presentó las conclusiones de su relevamiento basado en la situación de empleo de los trabajadores de la confección de la ciudad de Córdoba. En este aporte se analizan los principales tipos de relación laboral, salarios y horarios laborales, niveles formativos y acceso a capacitación, entre otros aspectos.

back-to-top