Cómo contribuir a la equidad de géneros es una pregunta presente en la academia y también en el Estado. Conversaron en el auditorio de Siglo 21 sobre la problemática de género Alejandra Vigo (Secretaria de Equidad y Promoción del Empleo), Claudia Martínez (Secretaria de Lucha contra la Violencia a la Mujer y Trata de Personas), Gabriela Bard Wigdor (Doctora en Estudios de Género, Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba), Ana Paula Rosso (Abogada, Maestranda en Sociología, Profesora titular de la cátedra “Introducción a los estudios de género” de la Universidad Siglo 21) y José Manuel Morán Faúndes (Sociólogo. Doctor en Estudios Sociales de América Latina y Magíster en Sociología por la Universidad Nacional de Córdoba). El diálogo fue moderado por la periodista Mónica Reviglio, periodista de Canal 10 especializada en géneros.

“La charla fue muy constructiva porque hubo muchas miradas desde las políticas públicas del Estado hasta los trabajos y aportes que hacemos desde la academia, también el enfoque desde lo institucional en relación a las políticas de educación que hay respecto a los estudios de género. Hay que incorporar la mayor cantidad de voces y ópticas posibles para que podamos comprender temas tan complejos como la violencia de género”, dice Ana Rosso.

El encuentro consistió en un diálogo entre educación y políticas públicas, porque la Universidad Siglo 21 busca formar líderes que luego influirán en las decisiones y políticas públicas que impactan en la sociedad.

Educación para nuevas y mejores políticas públicas con impacto positivo en la sociedad que habitamos, de eso se trató la charla.

Hubo un solo varón, José Manuel Morán Faúndes y empezó su disertación posicionándose: "tengo que hacerme cargo de que soy varón". Reconoció también que ser varón en esta sociedad es saberse en una posición privilegiada y reconocerlo es también una manera de aportar y acompañar al movimiento de mujeres desde otro lugar. “La violencia de género aparece por no pertenecer a un determinado género: el masculino, como sujeto dominante”, explicó José. Por eso, invitó a reflexionar sobre nuevos modos de masculinidad que contribuyan a la equidad social.

Cuerpos, deseos, sexos. Los y las disertantes plantearon la diversidad y pluralidad que contienen las palabras que hacen al género. También coincidieron en que la violencia de género no es un problema solo de las mujeres sino de toda la sociedad. Por eso la Universidad Siglo 21 incorporó la materia “Estudios de Género para la formación profesional” que tiene como profesora titular a Ana Paula Rosso.

“La materia es necesaria para la transformación, para pensar en un cambio posible. Necesitamos trabajar estas temáticas para que las podamos comprender”, dijo Ana y contó que la materia es optativa y pueden inscribirse alumnos y alumnas de todas las carreras.

Armar una materia que fuera introductoria a los estudios de género tiene que ver con reflexionar críticamente sobre los procesos de las desigualdades sociales basadas en el género y en las sexualidades de las personas. También con buscar la íntima relación de las estructuras sociales con nuestras violencias cotidianas materiales y simbólicas que atraviesan todo el tejido social. Así hay un equilibrio entre teoría y práctica.

Como parte de la mirada integral de la materia invitaron a integrantes de la Asociación de Travestis y Transexuales de Argentina a una charla-debate entre alumnos y docentes. Así empezaron a pensar en cuáles son los cuerpos que entran a la Universidad o quiénes tienen acceso. Los estereotipos de género también fueron un disparador y empezaron a encontrarlos en ellos mismos también: comenzaron a identificarlos en la propia vida.

Ana siempre trabajó desde lo académico. Se recuerda a sí misma sentada leyendo y leyendo en soledad. Y fue la posibilidad de co-construir conocimientos y co-pensar junto a los alumnos y las alumnas fue lo que movilizó a que llegara a las aulas. “Creo que en todas las clases aprendemos juntos”.

La Universidad Siglo 21 también contempla entre sus prioridades la producción de material para que los estudiantes puedan tener contenido teórico con el que formarse.

Se encuentra en edición un libro con investigaciones académicas propias de la institución que estará a disposición de los alumnos y también del público en general.

La charla-debate estuvo enmarcada en el 3 de junio que hace tres años es el día en el que nació como lema Ni Una Menos y en el que toda la sociedad participa de la movilización como manifestación de apoyo y compromiso con la lucha por la igualdad de géneros.

En un informe que difundió la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el 2016 fueron 254 las mujeres víctimas de femicidio. Al menos 244 niñas/os y adolescentes perdieron a su madre por femicidio. Y el 75% de las víctimas conocía a su agresor. Para erradicar la violencia hay que pensar espacios integrales donde el Estado garantice políticas públicas, donde las universidades hagan aportes académicos y formen profesionales con perspectiva de género y donde la sociedad se sienta interpelada.

back-to-top