Cada 16 de abril se celebra el Día Mundial del Emprendimiento y el mundo nos recuerda que todavía queda mucho por hacer. Hoy más que nunca, en un contexto de emergencia sanitaria, desde la Universidad creemos en la importancia de fomentar la generación de ideas y su puesta en marcha.

En Siglo 21 estamos comprometidos en originar nuevos espacios para aquellos que se sienten atraídos por la posibilidad de dejar huellas en la sociedad. Es por eso que desde el Centro de Emprendimiento e Innovación se trabajan diferentes propuestas que te permiten ingresar al mundo emprendedor, a través de la obtención de herramientas necesarias para gestionar un proyecto.

Para acompañar estas iniciativas se creó el Club Emprendedores 21, una comunidad de estudiantes, egresados y referentes de la Universidad que colaboran compartiendo información, conocimientos y experiencias. Además, los miembros reciben beneficios especialmente pensados para promoverlos como emprendedores.

A su vez, con la intención de generar nuevas ideas frente a la pandemia que atraviesa el planeta, el Desafío Emprender e Innovar 2020 está pensado para que el ambiente emprendedor de la Universidad tenga un espacio para promover soluciones y aportar su mirada a la situación actual.

Los participantes del programa competirán incentivados por premios estímulos y deberán proponer alternativas económicamente sustentables para el contexto en el que vivimos, a través de soluciones que se encuentren enfocadas en accesibilidad alimentaria, prevención o impacto socio-económico de la crisis.

Impulsados por la idea de ayudar

Javier Fabre, egresado de la carrera de Abogacía de Siglo 21, se sumó al Desafío Emprender e Innovar con un proyecto que surge de una iniciativa de la Fundación Pensar Futuro, que invita al análisis y la reflexión a través de un ciclo de charlas virtuales de primer nivel, con especialistas reconocidos en el mundo. El objetivo es poner al servicio de la sociedad información con sólidas bases -en tiempos donde las fakes news por el coronavirus inundan la web- incluyendo análisis y reflexión como objetivo principal.

“Es momento de repensar el presente y pensar el futuro. Creemos que el mundo se ha puesto en pausa y en esta pausa se pueden tomar dos actitudes, una contemplativa y otra de mayor acción; de poder cuestionarnos el mundo tal cual lo conocíamos y preguntarnos cómo va a ser después de esta pandemia”, destacó Fabre.

Para lograr prevenir el número de contagios, Luciano D'Aloisio, egresado de la carrera de Diseño Industrial en nuestra Universidad, fue otro de los emprendedores vinculados con Siglo 21 que puso manos a la obra para desarrollar un protector facial del mismo material de las botellas descartables de gaseosa. El prototipo actúa como barrera ante salpicaduras, cubriendo ojos, nariz y boca, evitando así la propagación del virus.

Impulsado por el deseo de aportar sus conocimientos ante esta situación, el objetivo de Luciano es claro: crear soluciones a distintos aspectos de la pandemia. “Surgieron muchas iniciativas y decidimos intentar ayudar a resolver una parte del problema que es la prevención del contagio. En momentos así, toda ayuda y difusión suma, nuestra intención es generar un cambio positivo, remarcó.

Las complicaciones no dejan de ser muchas y, a fuerza de voluntad, el joven diseñador industrial decidió avanzar en todos los detalles productivos, tecnológicos y logísticos sin salir de su casa. “Si bien existieron limitaciones, las posibilidades de la fabricación digital nos permitieron hacer pruebas y ajustes en paralelo en tres ciudades distintas y de forma colaborativa”, sostuvo D'Aloisio.

Consultado por la importancia del rol que ocupa el emprendedor ante la llegada del coronavirus, Javier Fabre fue quien se refirió a los cambios que deberán superar aquellas personas que se animen a ir por más. “Hemos vivido muchas crisis y el audaz ha tenido que sortear dificultades como las que hoy atravesamos con inteligencia, capacidad e inventiva. El emprendedor tiene tres características nítidas: el movimiento, la reinvención y la capacidad de aprovechar la oportunidad”.

Sin dudas el mundo de mañana se encontrará abierto para los que se animen a emprender, a soñar y aquellos que se esfuercen por convertirse en actores imprescindibles de esta sociedad. Se avecinan tiempos de cambios y reestructuraciones en donde, en palabras de Javier, “tendremos que crear soluciones en un mundo que se irá acomodando a nuevas formas de relacionarse”.

 

back-to-top