Tras quince años en relación de dependencia, Gisella Carreño decidió salir de su zona de confort y tomó la determinación de fundar su propia empresa. Junto a su hermano, es cofundadora de "Crux Ascensores”, una empresa de venta y mantenimiento de ascensores.

A veces es necesario dar un salto de valentía para lograr cambios sustanciales y eso fue lo que sucedió con “Crux Ascensores SAS”. Gisella y su hermano trabajaban en una empresa familiar dedicada al mismo rubro, ella en el área administrativa y él en el sector comercial. Luego de varios años, los jóvenes sintieron que habían llegado a su techo en la empresa y tomaron la valiente decisión de construir su propio emprendimiento.

Las ganas de crecer, innovar y explorar el mercado por cuenta propia, fueron las que movilizaron a la joven a poner toda la experiencia adquirida en su propio emprendimiento: “Un día decidimos arremangarnos y arrancar”, explicó la dueña de “Crux”.

Lejos de generar un malestar en la familia, la expeditiva determinación de los hermanos Carreño los unió aún más. Tras abrir sus puertas apenas el año pasado y haber logrado instalarse en el mercado, sus padres se interesaron por sumarse al proyecto. Así, con un golpe de timón contundente, la empresa familiar se mantuvo, pero cambió totalmente la configuración de la misma.

La confianza como bandera

Al escuchar a Gisella se escucha a una mujer muy segura, quizás esa sea una de las grandes claves de su éxito. Al ahondar más en su historia podemos entender la importancia que tuvo y tiene la formación en su manera de encarar la vida y los negocios.

La joven emprendedora es Licenciada en Administración, egresada de la Universidad Siglo 21 y actualmente se encuentra estudiando la carrera de Contador Público en la misma casa de estudios. Lo importante en su relación con los libros es que, a pesar de significarle un reto personal importante, vio su utilidad práctica desde un primer momento: “Estudiar y trabajar al mismo tiempo fue un gran desafío, pero la Universidad me dio muchísimos recursos. Eso me dio la confianza suficiente para asumir el riesgo, sentí que estaba preparada”, reconoció Gisella.

Aunque a veces el contexto no sea del todo favorable, la fundadora de “Crux” alienta a las mujeres a “hacerse cargo de sus sueños”. Enfática en sus convicciones, entiende que es fundamental comprometerse al 100% para lograr un cambio. “Es necesario ponernos a nosotras mismas en lugares de liderazgo y convencernos de que podemos hacerlo”, destaca Gisella, una empresaria que decidió dar un paso hacia adelante para ser ella quien lleve las riendas de su propio emprendimiento.

back-to-top