Matías Gonzalo Alcorta Lucena es alumno de posgrado de la Maestría en Administración de Empresas. La modalidad virtual le permite cursar sus estudios en cualquier lugar del mundo. Actualmente se encuentra en la Base Antártica Belgrano II.

En diciembre del año 2016 Matías Alcorta, un tucumano de 36 años,viajó a la Base Antártica Belgrano II para desempeñarse como Oficial Logístico del Ejército. Además de desarrollar su labor militar diaria, continúa sus estudios universitarios a distancia. Este año comenzó la Maestría en Administración de Empresas que dicta la Universidad Siglo 21 de manera virtual.Su experiencia de trabajo y formación representa un gran desafío para él y su familia, pero asegura que “todo se puede”.

-¿Cómo estás viviendo tu estadía en la BaseAntártica Belgrano II?
La estoy llevando muy bien. Estoy muy contento con la experiencia desde el día que me anoticiaron de la fecha exacta de partida, hasta mi llegada en un avión ruso Yruyin a la Antártida. Dejar físicamente a mis hijas y mi señora me genera una sensación de miedo, pero creo que lo estamos pudiendo superar.

-¿Cómo afrontás la distancia con tu familia?
Extraño mucho a mi familia, pero con la tecnología la distancia se fue acortando. Disponemos de un teléfono 0800 y con Whatsapp nos mantenemos comunicados. Veo a mis hijas crecer de a poco, cómo juegan y, la más pequeña, cómo da sus primeros pasos. La ausencia física no me impide continuar el dialogo familiar que acostumbrábamos a tener. Me dan mucha fuerza a la distancia. Sin ese apoyo, no podría llevar adelante la campaña de esta manera. Hacemos todo este esfuerzo para lograr cumplir nuestro proyecto de familia.

-¿Cómo es la relación con tus compañeros?
Mi relación con mis compañeros es muy buena. Es como el vínculo con una familia, una nueva familia. 

-¿Cómo te organizás para estudiar desde la Antártida?
Acomodo mis horarios para estudiar durante la noche. Tardo una noche para bajar una teleclase, la grabo con el celular y voy estudiando así. No es fácil pero se puede, todo se puede.
La expedición en la Antártida de Matías Alcorta durará 12 meses. Un año de nuevas experiencias y nuevos conocimientos que fortalecen su desempeño profesional.

back-to-top