Tecnología

Inteligencia Artificial (IA) y Humanos ¿Tenemos alguna ventaja?

3 de abril de 2024

bionic-prosthetic-hand-with-artificial-intelligenc-2023-11-27-04-50-23-utc.jpg

Por el Magister Ignacio Bossi. Profesor de Habilidades Directivas en el MBA virtual y presencial

En el umbral de una nueva era, la inteligencia artificial (IA) está transformando nuestras industrias y la esencia misma de la humanidad. En este contexto los expertos señalan que estamos presenciando el nacimiento de esta tecnología, con números avances por venir y es aquí donde surge el interrogante sobre si esta revolución tecnológica presagia la obsolescencia humana o subraya la importancia de nuestras habilidades inherentes. Es claro que el valor agregado de los humanos en la era de la IA radica en habilidades como la creatividad, la empatía y la toma de decisiones éticas, áreas en las que los humanos superan a las IA.

En este estado de evolución de la IA, activar nuestras cualidades humanas se vuelve imperativo mientras la IA se encarga de tareas complejas y analíticas, surge un nuevo cuestionamiento de cómo podemos asegurar una transición armoniosa hacia un mundo donde la IA coexista con la humanidad.

Por otro lado, el proceso de transformación de las posiciones laborales humanas por parte de la IA puede ser gradual o disruptivo y genera nuevas dudas sobre si querremos "quitarle" el trabajo a todas las personas en pos de una mayor eficiencia tecnológica.

La creación de una verdadera sinergia requiere un marco ético sólido que considere tanto las necesidades humanas como el progreso tecnológico. Además, es esencial garantizar que la implementación de la IA no amplíe aún más las brechas sociales existentes.

En cuanto a los espacios que ocuparemos los humanos en un mundo dominado por la IA es evidente que actividades como el liderazgo, el cuidado humano y la práctica deportiva seguirán siendo cruciales. La interacción humano-humano continuará siendo esencial en estos campos, ya que la conexión emocional y la empatía son aspectos intrínsecos de la experiencia humana. Asimismo, surgirán nuevas oportunidades laborales centradas en la supervisión y el desarrollo de la IA, así como en la adaptación de la tecnología para satisfacer las necesidades humanas.

Es de suma importancia el rol que tendrá la experiencia humana y crecerá con el pasar de los años, especialmente en sectores donde la interacción personal es clave, enriqueciendo las interacciones y servicios. Las empresas y organizaciones que logren integrar eficazmente la tecnología y la humanidad destacarán en un mundo cada vez más automatizado. Además, se espera un aumento en la demanda de profesionales con habilidades interpersonales sólidas para colaborar con sistemas de IA de manera efectiva y ética.

Finalmente, habilidades como la inteligencia emocional, el pensamiento crítico y la inteligencia social serán cada vez más importantes en un mercado laboral dominado por la IA. Estas habilidades permitirán ofrecer experiencias más personalizadas y diferenciarse en un entorno tecnológico en constante evolución. Además, la capacidad de aprender y adaptarse rápidamente será crucial para mantenerse relevante en un mundo laboral en constante cambio.

Abrazando lo Profundamente Humano

Mientras la IA reconfigura el paisaje mundial, surge la necesidad de un nuevo humano definido por nuestras capacidades distintivas en espacios renovados. En este viaje hacia el futuro tecnológico, recordemos que nuestro mayor recurso es la humanidad que cultivamos y enriquecemos cada día.