Violencia de género

Otro efecto de la pandemia: el aumento de casos de violencia de género digital

1 de noviembre de 2021

La hiperconexión que dejó la pandemia y la virtualización de diversas actividades, facilita este tipo de conductas criminales que muchas veces son utilizadas hasta en la captación de mujeres vulnerables para la trata de personas.

La violencia digital es cualquier tipo de conducta que le produce a otra persona algún sufrimiento físico, económico o psicológico a través de medios electrónicos. Cuando estos daños son ocasionados hacia las mujeres se conoce como violencia de género digital.

Muchas veces este tipo de violencia es ejercida en conjunto con la violencia de género “tradicional” a la que se suman medios digitales para ejercerla.

Se pueden mencionar los siguientes tipos de acciones violentas en medios digitales:

*Amenazas: es decir amedrentar e inferir temor contra la vida de una persona a través de medios digitales. Comúnmente ocurre por medio de redes sociales o servicios de mensajería instantánea;

*Hostigamiento: se refiere aquellas conductas que afecten el normal desenvolvimiento de una persona en un ambiente virtual. El mensaje enviado, busca alterar el estado normal psicológico de la víctima. Generalmente se observa a través de comentarios que buscan afectar a una persona y que la misma responda, generando un grado de hostilidad que nunca termina y que perjudica a la víctima psicológicamente;

*Difusión no consentida de imágenes: se da en los casos en que no solo parejas, sino personas que hayan recibido material privado -imágenes, videos- difundan sin consentimiento, sin autorización de quien es titular de esa imagen y lo haga público;

*Acoso sexual online: se lo identifica en los casos donde se ve reflejado la creación de perfiles falsos con el objeto de contactar a otra persona, puede ser mayor o menor de edad con el objeto de obtener imágenes sexuales. En el caso de que la víctima sea menor de edad, se lo conoce como grooming.

*Sextorsión: toda conducta donde existe un intercambio de imágenes de contenido sexual y que el agresor exige que la víctima haga algo en contra de su voluntad (pagar un monto de dinero, por ejemplo) a fin de que esas imágenes no sean difundidas a terceros;

Según el especialista en ciberseguridad de Universidad Siglo 21, Luciano Monchiero, los casos de violencia de género digital pueden ser detectados de diversas formas y generalmente no ocurren de manera aislada si no como una cadena de acciones que violentan a las víctimas: “En la mayoría de los casos se ve reflejado en comentarios realizados a través de redes sociales que llevan a que la víctima tome conocimiento. También sucede que la víctima se encuentra con imágenes personales e íntimas circulando por las redes sociales o de mensajería”. Y agrega: “Otras de las situaciones que se pueden detectar es que la víctima note ciertas situaciones diferentes a las normales con su dispositivo y que una vez sometido a análisis forense, se toma conocimiento que al mismo se le ha sido instalado un software espía. “El experto sostiene que es en este caso en el que se ve cómo el agresor accede indebidamente al dispositivo como uno de tantos delitos que se comete en la cadena de la violencia de género hacia la víctima".

Monchiero, director de la Maestría en Cibercrimen de la Universidad Siglo 21, agrega que “las redes sociales son los medios preferidos para llevar adelante estas acciones, y que sucede indistintamente en todas ellas, incluyendo los correos electrónicos”.

Además, explica que estas acciones no sólo ocurren en el marco de los hogares, sino que también son utilizadas para captación de jóvenes vulnerables provenientes de países pobres de América Latina, por ejemplo. A estas personas se les ofrece trabajo con buenas remuneraciones en Europa y terminan convirtiéndose en víctimas de redes de trata de personas.

Medidas de prevención

En el último Congreso Internacional de Violencia de Género Digital llevado adelante el pasado mes en España, se discutieron medidas a implementar relacionadas a la intervención de los Estados. Fundamentalmente, a través de políticas públicas que generen programas de prevención y concientización de un flagelo que crece exponencialmente y que lo seguirá haciendo debido a la hiperconexión de los usuarios. Asimismo, se señaló la importancia de generar herramientas de asistencia temprana a la víctima.

Si sos víctima de violencia de género o conocés a alguien que necesite ayuda, comunicate a la línea nacional y gratuita 144 que funciona todos los días del año, las 24 horas.