¿Qué está pasando en Cuba?

21 de julio de 2021

La Mgter. Micaela Cerezoli, docente de la Tecnicatura en Responsabilidad y Gestión Social, Lic. en Relaciones internacionales y Especialización en Negocios Internacionales, quien posee amplia trayectoria en agencias locales e internacionales como consultora y analista, desarrolló una reflexión sobre la situación que atraviesa actualmente Cuba.

A modo de contextualización de lo que está pasando en la isla, la especialista sostiene que las manifestaciones sociales que vive la isla, se pueden catalogar como las más grandes que ha vivido el país desde 1994 y se trata de la primera protesta crítica contra el gobierno de Díaz Canel. A su vez, argumenta que cuando asumió el actual presidente y con la salida de los hermanos Castro, Cuba hizo una serie de reformas en materia de apertura y cambios sociales, aunque no ha logrado negociar el fin del bloqueo norteamericano sobre la isla desde el avance de la revolución socialista.

Durante el gobierno de Obama hubo un acercamiento y un intento de levantar este bloqueo, pero con la llegada de Donald Trump cualquier tipo de negociación quedó en stand-by. Se esperaba que la asunción de Joe Bidden significara un acercamiento, pero hasta el momento no ha ocurrido. Por otra parte, por el tipo de gobierno que tiene Cuba, Díaz Canel posee amplias facultades para regular la comercialización de importaciones y exportaciones que se va gestionando según la situación socioeconómica de la isla. Esto ha llevado a que la gestión de la pandemia no se observe como satisfactoria por la población, quienes reclaman mayores insumos médicos y mejores condiciones económicas.

Las protestas se pueden enmarcar en una crítica actual al modelo de gobierno, quien fue delimitado por medio del derecho a la Libre Determinación de los Pueblos, un derecho reconocido por las Naciones Unidas, en el cual cada pueblo tiene derecho a elegir que forma de gobierno o de Estado se consolidará. Actualmente la población considera que son necesarias ciertas reformas y mayores aperturas, no descartándose la incidencia norteamericana en grupos anti-revolucionarios.

“Lo que ocurrió en estos días luego de la protesta, es una pequeña reforma en la cual el presidente ha permitido el ingreso de material para el cuidado y protección contra el Covid-19, alcohol, barbijos y demás elementos para poder reactivar el sistema de salud que está totalmente colapsado. Pero no nos tenemos que olvidar que la principal actividad económica de Cuba es el turismo y debido a la pandemia el turismo se ha frenado, por eso se está viviendo una gran crisis económica”, afirmó Cerezoli.

Al referirse a las particularidades de estas protestas, hizo referencia a que los distintos sectores opositores están cuestionando la gestión de la pandemia en manos del gobierno cubano y esto fue lo que generó las grandes manifestaciones. Lo más destacado o llamativo es que la manifestación no surge desde la Habana sino desde el interior de la isla.

“Lo que está pasando es que el cuestionamiento viene a partir de las nuevas generaciones, generaciones que de a poco van adquiriendo el vínculo con redes sociales o que han podido salir de la isla, a través de procesos de intercambio”. Cerezoli analiza que es en el modelo de salud y educación donde las personas realizan intercambios técnicos. “El tema es que las sociedades cambian, los tiempos cambian y hay sectores que empiezan a cuestionar esto. Existe un miedo muy grande a un nuevo embate norteamericano y a volver a vivir la misma situación que se vivía antes de la revolución cubana”.

Cerezoli sostiene que hasta el momento el discurso habla de que no existía el analfabetismo y el sistema de salud era accesible para todos. Sin embargo, considera que al día de hoy hay bastantes dificultades y ahí es cuando se rompe uno de los grandes valores del socialismo: educación y salud para todos. “Por eso no se puede afirmar hasta qué punto es un cuestionamiento al régimen, sino a ciertas políticas y a tratar de forzar al gobierno actual a cambiar los mecanismos de gestión de la pandemia”, añade.

“Si bien Díaz Canel salió a hablar de un golpe de Estado en Cuba avalado por los Estados Unidos, pero hasta el momento se trata sólo de elementos discursivos. Se van a dar cambios porque cada vez se reclaman más libertades, pero será como en todos los países, reformas que mejoren la calidad de vida. El nivel de impacto de las protestas es una duda que solo el tiempo podrá decir hacia dónde puede virar”, concluyó Cerezoli.