Management y Emprendedorismo

Impulso X es un espacio para impulsar y motivar a las emprendedoras

17 de agosto de 2021

Natsue Kiyama es egresada de Diseño de Indumentaria y Textil de Siglo 21, emprendedora y coordinadora de Impulso X, una iniciativa para fortalecer los proyectos liderados por mujeres.

“Habitar espacios de emprendedorismo no se da de la misma manera para todas las personas. Se siguen encasillando emprendimientos a un determinado género y hay mandatos y factores que influyen en esto”, dice Natsue Kiyama. Egresada de la Lic. en Diseño de Indumentaria y Textil y emprendedora, es también la coordinadora de Impulso X, un proyecto para mujeres emprendedoras de Siglo 21 junto a Banco Santander.

El objetivo de Impulso X es impulsar la formación y la aceleración de negocios, a través de capacitaciones y aportes para emprendimientos liderados por mujeres. Para Natsue Kiyama, se trata de una instancia importante para “impulsar y nutrir a las emprendedoras”. “Es necesario que se diseñen mecanismos para acompañar a aquellas mujeres que deciden emprender, así como también que ocupemos roles de liderazgo y de coordinación”, señala.

En su experiencia personal, Natsue se convirtió en emprendedora incentivada por la idea de desafiarse a sí misma y salir de su zona de confort, sabiendo que la esperaría un camino lleno de aprendizajes. En esto, emprender significa para ella “tener la libertad de modificar algunas reglas del juego y acercar propuestas que hablen y reflejen temas que me interpelan”, explica.

Actualmente, es dueña de los emprendimientos Turmalina, donde realiza calzado artesanal junto a su mamá, y de Universos Diversos, que viró de productos para personas con discapacidad a servicios de diseño y asesoría con el mismo abordaje. “Turmalina representa un canal de expresión creativa y de compartir un pedacito de la historia de las mujeres de mi familia, y Universos Diversos transita por el camino de lo colaborativo e interdisciplinario como una forma de generar proyectos y procesos más enriquecidos, por eso se unió a Más Acceso, que es un equipo de investigación y capacitaciones en torno a moda y discapacidad”, señala.

Como emprendedora, Natsue Kiyama tuvo la oportunidad de preincubarse en Impulso 21 y en el Club de emprendedores de Córdoba, una iniciativa de la Municipalidad junto a Global Shapers Córdoba en el marco del Programa Clubes de Emprendedores del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación. “En 2020 me formé en el Programa de Formación Emprendedora brindado por la Universidad Católica y en paralelo asistí a charlas, talleres, mentorías y espacios de networking que facilitaron trasladar a la práctica todo lo aprendido”, dice.

Como emprendedora mujer, Natsue analiza el mundo del emprendedorismo. “Hay sectores e industrias donde es complejo acercar propuestas, dentro del diseño no lo veo tan marcado como en otros espacios, sin embargo, el trabajo para desconfigurar estereotipos y predeterminaciones es transversal a todos los espacios sociales”, expresa. Desde su perspectiva, “si bien aún falta camino por recorrer, estamos en proceso de deconstrucción y eso se evidencia en los espacios que se están gestando, en la forma de vincularnos y en la visibilización de expresiones sociales diversas”, dice. Y agrega: “Las dinámicas dentro del emprendedorismo muchas veces terminan por dejar de lado sectores de la población que no encasillan al 100%, por ejemplo, aquellas emprendedoras que maternan o con tareas de cuidado que tienen otros tiempos, necesidades y responsabilidades”. 

Natsue se involucró como coordinadora de Impulso X porque asegura que las decisiones que se toman en equipo tienen un efecto dominó en los espacios habitados y moldean la realidad en la que incidimos. “Y la coordinación, mi rol en el programa, lleva a ser consciente de lo que sucede en el entorno y de las personas que lo integran”, señala.